Next Euskadi

Nuestro Grupo Parlamentario

rss Ezagutzera eman
Iñigo Iturrate Ibarra

Iñigo Iturrate Ibarra

Me llamo Iñigo Iturrate Ibarra y nací hace 57 años en las Siete Calles de Bilbao. Desde siempre he sido un poco perejil, canté en coros, he hecho teatro, he militado en movimientos sociales y, a través de las militancias, he llegado a diferentes trabajos en mi vida, desde el ámbito de la cultura en el que empecé en el Instituto Labayru, pasando por la gestión de actividades de ocio, hasta colectivos de defensa de derechos sociales que me llevaron hasta la dirección de Igualdad y Derechos Ciudadanos de la Diputación Foral de Bizkaia y estos últimos años en el Parlamento Vasco.

Estoy casado con Guillermo, y tengo algo de lo que estoy especialmente orgulloso en mi vida: mi hija Keltze y mi hijo Markel, con ellos descubro cada día cosas nuevas y me ayudan mucho a ser feliz. Soy el mayor de seis hermanos y creo que la familia es un gran apoyo, la familia con minúscula, la de cada uno o cada una, familia en singular y familias en plural, todo tipo de familia.

Me gustan mis amigos, las largas tertulias, reírnos a tope mientras le damos al ‘Sing Star‘ en la Play Station y la buena mesa, tanto cocinar como disfrutar de lo cocinado. Descubrí sensaciones con los libros de Terenci Moix, historias apasionantes con los de Toti Martínez de Lecea y las complicaciones de la condición humana con ‘Ensayo sobre la Ceguera‘, de Saramago. Me gusta la música, casi toda, pero me emociono con algunas óperas y lloro escuchando ‘Bella figlia dell´amore‘, de Rigoletto.

Me gusta viajar, con la familia y con amigos, me gusta tanto el turismo rural en Nafarroa, como la belleza de Salzburgo, la decadencia de La Habana, el verde de Irlanda, aunque al final siempre me quedo con París.

Me enfadan las injusticias, las violaciones de derechos humanos, la intolerancia ante la diversidad. Quiero un mundo en el que cada persona sea como quiera, diversos, pero iguales en derechos. He visto juntos el hambre y la sonrisa de los niños en los suburbios de Nairobi, y creo que merece la pena luchar por un mundo mejor.