Next Euskadi

Sala de Prensa

20/12/2021

EAJ-PNV reivindica los avances en la lucha contra la violencia de género y las mejoras de la reforma de la Ley de Igualdad

La parlamentaria Leixuri Arrizabalaga ha participado en el segundo Congreso sobre Violencia de Género Aisladora organizado por al Centro de Investigación CREA. Arrizabalaga ha expuesto el compromiso firme de Euskadi con una sociedad libre de violencia y el reto de situarnos en 2030 entre los cuatro primeros países europeos en igualdad de género

rss Ezagutzera eman
EAJ-PNV reivindica los avances en la lucha contra la violencia de género y las mejoras de la reforma de la Ley de Igualdad

DESCARGAR IMAGEN

Ante diputadas de otros parlamentos autonómicos, expertas y profesorado de universidades europeas, la parlamentaria jeltzale Leixuri Arrizabalaga ha comenzado su intervención con dos constataciones: el firme compromiso de todas las instituciones vascas con una sociedad libre de violencia y el trabajo que queda por delante hasta conseguirlo. “Nunca es suficiente. Nunca como sociedad habremos hecho todo lo necesario, todo lo que está en nuestras manos, mientras una sola mujer sufra la violencia y la discriminación. Y desde esta constatación, otro hecho que es justo reconocer: las décadas de trabajo y el esfuerzo de todas las personas que nos precedieron para conseguir una sociedad cada vez más libre de violencia, una sociedad justa e igualitaria”.

Arrizabalaga ha repasado las políticas públicas impulsadas desde Euskadi para ofrecer a las víctimas una respuesta integral y avanzar en igualdad, porque el avance en igualdad, ha dicho, es el mejor instrumento que tenemos para erradicar la violencia contra las mujeres. Ha destacado como la perspectiva de género está presente en todas las decisiones que toman las instituciones, ya que la desigualdad afecta a todos los ámbitos de la sociedad. “Las políticas de igualdad de mujeres y hombres son políticas transversales, no sectoriales. No hablamos de un colectivo, sino de más de la mitad de la población. La desigualdad de mujeres y hombres tiene carácter estructural y global y, en consecuencia, la perspectiva de género ha de estar presente en todas las políticas y decisiones, también al abordar otras desigualdades”. Esta es una máxima que han seguido hasta ahora las políticas de igualdad en Euskadi, y que tanto el Gobierno Vasco como EAJ-PNV van a mantener y reforzar: avanzar desde lo transversal para llegar a todos los espacios de la vida.

La parlamentaria jeltzale ha subrayado que Euskadi ha sido y es un referente en el desarrollo de las políticas de igualdad, y en gran parte debido a la implementación de un marco legal sólido. Así, la aprobación en el año 2005 de la Ley para la Igualdad de Mujeres y Hombres supuso un hito importante, entre otras razones, porque “acertadamente” ubicó la erradicación de la violencia contra las mujeres en el marco de las políticas de igualdad. “La ley, además de posibilitar un importante incremento de recursos económicos, técnicos y humanos para el avance hacia la igualdad y la prevención y eliminación de la violencia contra las mujeres, ha supuesto el blindaje de las políticas de igualdad y la integración de la perspectiva de género en todos los ámbitos de nuestras vidas”. Una ley que fue pionera y que ahora, 16 años después de su aprobación, se prepara para su modificación. La reforma, pendiente de ser aprobada en el Parlamento Vasco, reforzará el vínculo existente entre la discriminación por motivos de género y la violencia contra las mujeres. “La modificación en la que trabajamos sitúa la violencia contra las mujeres como una expresión, la más grave, de la desigualdad de mujeres y hombres. Y este es uno de los grandes desafíos: garantizar esa visión compartida sobre la ubicación de la violencia contra las mujeres dentro de un problema sistémico y universal de la desigualdad de mujeres y hombres”.

 

VIOLENCIA DE SEGUNDO ORDEN

Uno de los aspecto de la modificación que Arrizabalaga ha destacado ha sido el de la incorporación del término violencia de género aislada o de segundo orden, entendida como la violencia ejercida contra las personas que apoyan a las víctimas y su entorno más cercano o afectivo, especialmente contra los hijos e hijas u otros familiares. Un concepto muy aceptado socialmente, ha añadido, tras el trágico asesinato del joven Asier Niebla. “El reconocimiento de víctima de los hijos e hijas de las mujeres maltratadas ha sido muy fácil de aceptar y de interiorizar en Euskadi, más allá de lo que establece el Convenio de Estambul. Tras la muerte hace 3 años del joven de Urnieta, Asier Niebla, a manos de la expareja de la mujer con la que conversaba, este concepto de violencias de segundo orden han adquirido mayor consenso en nuestra sociedad.  Porque el golpe que recibió Asier también iba dirigido a la chica. El mensaje era claro: o estás conmigo o no vas a estar con nadie más”.

Desde la convicción de que el camino hasta llegar a la igualdad plena es largo, Arrizabalaga ha subrayado los pasos firmes que en Euskadi se están dando, y ha confiado en alcanzar en 2030 el objetivo de situarnos entre los cuatro primeros países europeos en igualdad de género.